Letras de Guiye.

Este es un espacio dedicado a la expresión literaria, de este humilde poeta.

My Photo
Name:

Bienvenidos a mi perfil. Soy Guillermo Roda, Contador Público.


Wednesday, July 06, 2005

Para algunos el destino es sufrir.


Con lo que le había costado resucitar

Un día de mañana lo vi llegar.
De su recorrido de los mares.
De recorrer tantos lugares.
Por la ventana lo vi entrar.

Ahí estaba, la leyenda,
que cuentan los diarios.
Ahí, apuntado en mi agenda,
estaban sus comentarios.

Por que se tardo tanto,
no lo se bien.
Quien sabe cuanto,
es el tiempo de él.

Su imagen de no es de estrella,
no se preocupa por ella,
sino por los que quieren,
sino por los que creen,
que las esperanzas nunca acaban,
Que siempre te llaman.
en sus perores momentos,
y en los buenos también.
Con todo sus sentimientos,
le agradecen a él,
por la vida,
que te da una vez mas.
Por los días,
que quedaron atrás.

Encontrándose triste,
se sienta a mi lado.
Sin ganas de chistes.
Temblándole la mano.
Mira al cielo y susurra.
Sale de las penumbras.
Se para y esboza,
con una prolija prosa:
Que el ha llegado,
a recuperar su reinado.

Hay pobre barbudo,
contra tantos no pudo,
poner la otra mejilla,
ni ponerse de rodillas.

Y ahí se lo llevan, para la comisaría.
Este ya no embroma, dice un policía.
Con unas esposas y mil cadenas,
le espera una larga condena.

Si sabría que le pasaría eso,
no hubiera pensado en regresar.
Tanto sacrificio y esfuerzo,
que le había costado resucitar.



Guiye.
6/07/2005.

La vida es un gran examen,
que debemos aprobar para no repetir.


Aprender

Ve a aprender,
a amar y a querer,
a pedir y a dar,
a existir y a estar.

A poder cambiar,
el bien por el mal.
A saber perdonar.
Dar caramelos por sal

Endulzar los días con una sonrisa.
De amor, plantando semillas.
Sentir por dentro cosquillas,
y que aire nos acaricia.

Cantar, bailar ,
por siempre soñar ,
con la vida, con la paz,
con los años que vendrán.

Inyectando en las venas,
un poco de humor,
cicatrizando las penas,
para un tiempo mejor.

Es materia difícil, aunque no es mucho.
Tal vez por eso lucho:
Ser maestro del querer,
del amar y del poder.

Enseñar a este burro de dos patas,
que la ignorancia lo ata,
lo que rebuzna sin saber,
lo que sus ojos no pueden ver.

Intenta aprender el pobre,
como conseguir un cobre,
derrochando su platino,
condenando su destino.


Guiye.
23/06/2005.

Los sentimientos nunca envejecen.


Viejos Amores

Por un tiempo estuvo lejos,
pero algo en el cambió.
Tal vez un poco más viejo,
pero al fin volvió.

Oculto en su chaqueta marrón,
en su pobre ilusión.
Sabe que estuvo mal,
pero eso es normal,
a su tierna edad.
Muy poca piedad.
Y otra vez allí echado,
como cuando fue casualidad,
como cuando tomó tu mano.
Sus lágrimas se confunden con una lluvia,
de un otoño negro al mediodía.
Su figura se disuelve entre las brumas,
de los espíritus de las penumbras.
Te acercas con cuidado,
sin saber que le pasó,
y que te a pasado,
en estos meses eternos,
en estos días de perros,
que pasaste sin él,
que lo quisiste ver,
y no podías,
saber si aún te quería.
Y ahora aquí.
Y mañana allí.
El tiempo marchitó tu cuerpo,
blanqueó tu pelo,
pero aún por dentro,
guardas aquel anhelo,
de juventud de primavera,
de ser quien eras.
El te extiende sus brazos,
te ofrece su amor.
Tu le haces caso,
a pesar del dolor.
Allí con el paso de las agujas,.
del reloj dela vida.
Rodeados de las burbujas,
de la lluvia del mediodía.
Abrasándose como aquel día,
donde ni ellos sabían,
hasta donde llegarían.


Guiye.
08/06/2005.

Reflexión


¿Humano para qué?

El mundo dejó llantos,
tras la guerra.
Ha dejado tantos,
muertos en pena.

La guerra trajo la paz,
acabó con el odio,
por que el odiado muerto está,
por que el amado se perdió.

Feliz con la corona,
infeliz de corazón.
La suerte lo abandona.
Su corona por la razón.

El oro es polvo,
que no se puede llevar,
es un estorbo,
lo material.

¿Humano, para qué?
Si no se es humano.
¿Razón para qué?
En su juego de manos.

Coleccionar vidas,
no te hacen eterno.
Controlar los días,
no te evitan el infierno.

Anexando mentiras a su verdad.
Dirigiendo la vida de los demás.
Pretendiendo curar con la enfermedad.
Dirigiendo el frente pero detrás.

Rico, el pobre de alma.
Pobre, el rico de calma.
Triste, el niño viviendo.
Feliz, el hombre muriendo.


Guiye.
2/06/2005.

Refugiados.
Basado en un hecho real.


Francis

Y de guerras y etnias,
él intenta escapar.
Él muestra con señas,
su destino está allá.

Francis sube a un barco.
No sabe a donde va.
Piensa que el viaje es largo,
que ya nunca volverá.

Y allá en su tierra,
la del primer hombre.
Y allá en sus sierras,
donde ya no se come.

Víctima de la desigualdad,
su pueblo perdió la dignidad.
Y ese mounstro Globalizador,
su cultura engulle si pavor.

Y Francis no sabrá,
de sus hermanos que será.
Su joven rostro está agrietado,
por las penas que ha pasado.

Y cruza el horizonte,
el basto mar.
Allí de polizonte,
en un barco de ultramar.

Y llega al paraíso.
Y besa aquel piso.
Sediento de paz.
Hambriento de amor.
Vivir un poco más
Olvidar su dolor.

Acá donde empezará su vida,
en su tierra prometida.
En el país que nunca termina,
acá, en nuestra Argentina.

Guiye.
20/05/2005.

Alguien se ha ido.


Vivir sin ti

El tiempo pasa,
pasará.
La noche lega,
y se va.

La lluvia cae,
y mojará.
La vida te trae,
y te vas.

Y vivir sin ti.
Y sentir sin ti
Y seguir sin ti.
Y morir sin ti.

Y para qué amar?
Es mejor soñar,
que vivir así,
que vivir sin ti.



Guiye.
25/05/2005.

Despedida.


Me Voy

Es el día y es la hora,
y ya es cuando he de partir,
y aunque el tiempo no mejora,
ya me tengo que ir.

Me voy por el camino viejo.
Me voy por donde llegué.
Me voy siguiendo tu reflejo.
Me voy para no volver.

Llevo la luz de la esperanza.
Llevo la enseñanza del dolor.
Llevo una vida que me alcanza.
Llevo tus lágrimas de amor.

Voy hacia el firmamento.
Voy bajo el fuerte Sol.
Voy donde me lleve el viento.
Voy a un mundo mejor.

Y transitaré los mares,
de lágrimas y sudor.
Y encontraré lugares,
donde domen al domador.

Viviré con mis sueños,
que son mi única realidad.
Y pretenderé ser el dueño,
de mis palabras, de mi verdad.

Viviré con mi sonrisa.
Viviré en mi libertad.
Viviré despacio, no deprisa.
Viviré de verdad.

Tal vez no les importe,
me voy más allá.
Me voy al horizonte,
que nadie puede alcanzar.


Guiye.
09/03/2005.