Letras de Guiye.

Este es un espacio dedicado a la expresión literaria, de este humilde poeta.

My Photo
Name:

Bienvenidos a mi perfil. Soy Guillermo Roda, Contador Público.


Friday, November 03, 2017

Carta a un hermano

A ti hermano te escribo,
que has elegido tu propio destino,
de rebelde y sensible corazón,
que encontró su hogar en el húmedo bosque
perfumado de pinos y araucarias,
y de vientos frescos de la montaña.
Es por culpa de él,
tu espíritu revolucionario,
que no encontraste consuelo con los tuyos.
Y marchaste en solitario.

A ti hermano te escribo,
que elegiste la profesión de Dios,
que siendo artesano de hombres,
a ti te creó,
Pues, te digo hermano que percibo,
que a veces parece, pero no nos olvidó,
porque seguimos pronunciando sus nombres,
al menos hasta hoy.

 A ti hermano te escribo,
que tatuaste tu rostro en nuestro inconsciente colectivo,
que sufriste por nosotros las represalias de esa bella utopía,
de que solo el amor gobierne nuestras vidas.
A pesar de estos vientos, esa llama aún sigue encendida,
esperando por el tiempo en el que ilumine nuestros días.

A ti hermano te escribo,
para que escuches, donde quieras que estés.
A ti hermano te escribo,
para que si puedes, aún respires,
A ti hermano te escribo,
que nunca te fuiste, ni un solo segundo,
A ti hermano te escribo,
aunque ya no pertenezcas a este mundo.
A ti hermano te escribo,
que tus pies siguen marcados en mi camino.
A ti hermano te escribo,
que eres mi hermano, por ser argentino.






willycobain 04/11/2017

Tigre
Me veo en aquel Tigre,
víctima de un acto,
que se repite en cada función.
Confortado con los aplausos,
una y mil veces la misma acción.
Rápido y fugaz corre su tiempo,
con un sin sabor, o más bien amargo.
Tras las rayas de aquel tigre me encuentro,
Sin fuerzas de romper los barrotes largos,
que me aferran a una realidad,
cautivando mis sueños más nobles,
que me acercan a una verdad,
más dura que la consistencia del roble,
que con constancia y paciencia,
va degradando de a poco mi esencia.
A veces, me veo cubierto de rocas,
que me asfixian lentamente.
Aunque a veces, o más bien pocas,
me permito salir sigilosamente,
de aquella aterradora jaula,
verme libre en armonía y plena paz,
correr por la pradera hasta el alba,
vivir, solo vivir la vida y nada más.


willycobain  09/09/2017